Capítulo 5: El tiempo corre ♥

8.5.09 en 20:06
Los días pasaron rápidamente, y no pasaba nada interesante. Era como una rutina, levantarse y salir todos los días a pensar en Fabián, no podía dejar de hacerlo, era inevitable, y si lo tenía que hacer, preferia con aire fresco, asique, generalmente iva a la plaza donde nos conocimos, y preferencialmente me sentaba en la banca donde conversamos, por si acaso, aparecia de nuevo.

Llegó el jueves, mi madre me fue a comprar los materiales y a hacer trámites mientras yo y Cris veiamos una película, teniamos gustos parecidos en ese aspecto. El plan de hacerme la indiferente que había tenido hace algunos días, realmente no me funciono, yo los quiero mucho a los dos, y ese tipo de conducta no va bien conmigo. Llegó el viernes, y nada interesante tampoco.. estaba más que aburrida, el martes entraría a clases y también estaría de cumpleaños. Pasaban muy rápido los días, yo solamente intentaba pensar positivamente. No soy muy buena en eso de hacer amigos en un lugar que no conosco repleto de gente desconocida. Que vá, no soy mala, soy pésima. Pareciera que tengo un problema de introversión. Era el sábado por la tarde y estaba hechada en el sofa, viendo la tele, mi madre y Cris dormían. Cuando de repente, tocan el timbre.

Me sobresalté, ¿quién nos vendría a ver? ¿esque conocemos a alguien aquí? quizá era un amigo de Cristian. No lo creo.. que extraño. Miré por la ventana y vi a una señora a la entrada, conocía su cara, pero no logré distinguirla. Solo atiné a abrirle y a preguntarle a quién buscaba.

- Hola, ¿busca a alguien?

- ¡Oooh! ¡tesorito que grande que estás! -no lo podía creer. Era mi tia Loreto, hermana de mi madre. Se me había olvidado que vivía en Concepción, junto con mi prima Rocío. No dude ni un segundo y fui a abrirle la reja, y me dio un abrazo que casi me asfixia.

- ¡Hola tia! hace mucho que no la veia. ¿Desea ver a mi mamá?

- Bueno, en relidad, vengo a ver a todos, a ver como están todos. Y ha ponernos al día, obviamente.

- Está bien, pasa, pasa. Voy a llamar a mi madre, de seguro que esta durmiendo aún. -para mi sorpresa, mi madre y Cris en 2 segundos habían bajado, estaban vestidos y arreglados, y nos esperaban en la sala, ocupando el lugar que yo estaba ocupando recién.

- ¡Hola hermana, cuánto tiempo sin verte! -dijo mi madre, y se dieron un abrazo muy afectuoso. Transcurrio la tarde, y mi madre y mi tia no paraban de hablar, hablaron hasta de la mosca que estaba volando cerca de la entrada. Creo que les hiso bien, un reencuentro de hermanas. Escuché, entre esas conversaciones, que mi prima Rocío, a la cual quiero bastante, estaba gigante y hermosa, y este año, que pasaba a primer año medio, la cambiaban al colegio Pedro de Valdivia, el mismo en el que mi madre me ha inscrito, con la diferencia que yo ya estoy en segundo año medio. Mi tia estaba muy feliz de que nos tubieramos la una a la otra en un colegio totalmente desconocido, y la verdad, es que yo también. Sería horrible si yo llegara y no hubiera nadie con quien hablar. Llagó la hora de despedirce, muchos abrazos y saludos a mi prima y mi tia al fin se fue, eran eso de las 11.30 de la noche, asique me fui a acostar.

Tube un sueño maravilloso, soñé con Fabián, claro, era un tanto extraño el sueño, pero hermoso. No quería despertar, pero bueno, la triste realidad, hay que enfrentarla con buena cara. Me bañé y me puse en pie. Ordene mi pieza, que con el transcurso de los días había quedado hecha un desastre nuevamente. Mi mochila nueva, era muy linda, era morada y con aplicaciones medias violetas. Muy juvenil. Ya tenía el horario de clases y un mini mapa de mi colegio, la verdad esque era bastante grande. Puse en mi mochila los cuadernos que me tocaban el primer día de clases y mi estuche con mis útiles nuevos. Ya tenia todo listo para el martes, aunque recién era domingo. Me gusta tener las cosas listas antes de tiempo, así me siento más segura. Aún quedaba un día y medio, y no tenía nada que hacer. Al final, y con mucho ezfuerzo, decidí llamar a Rocío. Nos podríamos juntar, y así, ya estariamos más al día para el martes.

- Tit.. tit.. tit.. tit.. ¿Aló, quién habla?

- Rosi, soy Sam, tanto tiempo.

- ¡Oh! Sam, me has tomado desprevenida. De la que menos me esperaba una llamada ahora era de ti, prima.

- No nos vemos hace muchísimo, ¿porqué no nos juntamos? así nos podemos poner la día y también hablar un poco del tema del colegio. Estoy muy perdida. ¿Te parece?

- Me parece genial, pero hoy día no puedo. He quedado con unas amigas. ¿Te apetece mañana?

- Claro, ningún problema. ¿Pasas por mi, o quedamos en algún sitio?

- Creo que seria mejor quedar en algún sitio. ¿Bravísimo a la 4.30?

- Genial, ahí estaré. Besos Rosi.

- Cuidate, adios.

Estaba feliz por un lado de lo simpática que había sonado Rosi, y de que nos veríamos. Pero me bajo el ánimo un poco el tener que esperar un día más. Estaba demaciado aburrida..

2 comentarios, ¡deja el tuyo!

  1. Salome Says:

    ¿Cuanto hace que no escribes? Postea mas a menudo mujer...

    Que si no me parece que nos moriremos, yo ya no me acuerdo ni de quel era el chico que le gustaba.

  2. Anónimo Says:

    me gusta encontre que al princio se parecia crepusculo (cuidado con eso) pero esta muy interesante

Publicar un comentario

8.5.09

Capítulo 5: El tiempo corre ♥

Los días pasaron rápidamente, y no pasaba nada interesante. Era como una rutina, levantarse y salir todos los días a pensar en Fabián, no podía dejar de hacerlo, era inevitable, y si lo tenía que hacer, preferia con aire fresco, asique, generalmente iva a la plaza donde nos conocimos, y preferencialmente me sentaba en la banca donde conversamos, por si acaso, aparecia de nuevo.

Llegó el jueves, mi madre me fue a comprar los materiales y a hacer trámites mientras yo y Cris veiamos una película, teniamos gustos parecidos en ese aspecto. El plan de hacerme la indiferente que había tenido hace algunos días, realmente no me funciono, yo los quiero mucho a los dos, y ese tipo de conducta no va bien conmigo. Llegó el viernes, y nada interesante tampoco.. estaba más que aburrida, el martes entraría a clases y también estaría de cumpleaños. Pasaban muy rápido los días, yo solamente intentaba pensar positivamente. No soy muy buena en eso de hacer amigos en un lugar que no conosco repleto de gente desconocida. Que vá, no soy mala, soy pésima. Pareciera que tengo un problema de introversión. Era el sábado por la tarde y estaba hechada en el sofa, viendo la tele, mi madre y Cris dormían. Cuando de repente, tocan el timbre.

Me sobresalté, ¿quién nos vendría a ver? ¿esque conocemos a alguien aquí? quizá era un amigo de Cristian. No lo creo.. que extraño. Miré por la ventana y vi a una señora a la entrada, conocía su cara, pero no logré distinguirla. Solo atiné a abrirle y a preguntarle a quién buscaba.

- Hola, ¿busca a alguien?

- ¡Oooh! ¡tesorito que grande que estás! -no lo podía creer. Era mi tia Loreto, hermana de mi madre. Se me había olvidado que vivía en Concepción, junto con mi prima Rocío. No dude ni un segundo y fui a abrirle la reja, y me dio un abrazo que casi me asfixia.

- ¡Hola tia! hace mucho que no la veia. ¿Desea ver a mi mamá?

- Bueno, en relidad, vengo a ver a todos, a ver como están todos. Y ha ponernos al día, obviamente.

- Está bien, pasa, pasa. Voy a llamar a mi madre, de seguro que esta durmiendo aún. -para mi sorpresa, mi madre y Cris en 2 segundos habían bajado, estaban vestidos y arreglados, y nos esperaban en la sala, ocupando el lugar que yo estaba ocupando recién.

- ¡Hola hermana, cuánto tiempo sin verte! -dijo mi madre, y se dieron un abrazo muy afectuoso. Transcurrio la tarde, y mi madre y mi tia no paraban de hablar, hablaron hasta de la mosca que estaba volando cerca de la entrada. Creo que les hiso bien, un reencuentro de hermanas. Escuché, entre esas conversaciones, que mi prima Rocío, a la cual quiero bastante, estaba gigante y hermosa, y este año, que pasaba a primer año medio, la cambiaban al colegio Pedro de Valdivia, el mismo en el que mi madre me ha inscrito, con la diferencia que yo ya estoy en segundo año medio. Mi tia estaba muy feliz de que nos tubieramos la una a la otra en un colegio totalmente desconocido, y la verdad, es que yo también. Sería horrible si yo llegara y no hubiera nadie con quien hablar. Llagó la hora de despedirce, muchos abrazos y saludos a mi prima y mi tia al fin se fue, eran eso de las 11.30 de la noche, asique me fui a acostar.

Tube un sueño maravilloso, soñé con Fabián, claro, era un tanto extraño el sueño, pero hermoso. No quería despertar, pero bueno, la triste realidad, hay que enfrentarla con buena cara. Me bañé y me puse en pie. Ordene mi pieza, que con el transcurso de los días había quedado hecha un desastre nuevamente. Mi mochila nueva, era muy linda, era morada y con aplicaciones medias violetas. Muy juvenil. Ya tenía el horario de clases y un mini mapa de mi colegio, la verdad esque era bastante grande. Puse en mi mochila los cuadernos que me tocaban el primer día de clases y mi estuche con mis útiles nuevos. Ya tenia todo listo para el martes, aunque recién era domingo. Me gusta tener las cosas listas antes de tiempo, así me siento más segura. Aún quedaba un día y medio, y no tenía nada que hacer. Al final, y con mucho ezfuerzo, decidí llamar a Rocío. Nos podríamos juntar, y así, ya estariamos más al día para el martes.

- Tit.. tit.. tit.. tit.. ¿Aló, quién habla?

- Rosi, soy Sam, tanto tiempo.

- ¡Oh! Sam, me has tomado desprevenida. De la que menos me esperaba una llamada ahora era de ti, prima.

- No nos vemos hace muchísimo, ¿porqué no nos juntamos? así nos podemos poner la día y también hablar un poco del tema del colegio. Estoy muy perdida. ¿Te parece?

- Me parece genial, pero hoy día no puedo. He quedado con unas amigas. ¿Te apetece mañana?

- Claro, ningún problema. ¿Pasas por mi, o quedamos en algún sitio?

- Creo que seria mejor quedar en algún sitio. ¿Bravísimo a la 4.30?

- Genial, ahí estaré. Besos Rosi.

- Cuidate, adios.

Estaba feliz por un lado de lo simpática que había sonado Rosi, y de que nos veríamos. Pero me bajo el ánimo un poco el tener que esperar un día más. Estaba demaciado aburrida..

2 comentarios:

Salome dijo...

¿Cuanto hace que no escribes? Postea mas a menudo mujer...

Que si no me parece que nos moriremos, yo ya no me acuerdo ni de quel era el chico que le gustaba.

Anónimo dijo...

me gusta encontre que al princio se parecia crepusculo (cuidado con eso) pero esta muy interesante

Publicar un comentario