Capítulo 3: Una delicia de brisa ♥

7.5.09 en 16:45
Me bañé por mucho rato, quizás demaciado. Lo necesitaba. Salí y después de secar mi cuerpo y mi pelo, me puse crema en todo el cuerpo, necesitaba sentirme bien. Me depilé, me arreglé las uñas y me arreglé el cabello. Salí a mi habitación y me puse la ropa más linda que tenía, por lo menos para mi. Me puse mis pitillos blancos, una polera sin mangas, con círculos de muchos colores y unas sandalias naranjas. Me pinté un poco, y cuando me miré en el espejo, la verdad esque me veía preciosa, y eso que yo tengo tendencia a encontrarme fea. Saqué de mi armario un perfume que jamás había ocupado, ni siquiera lo había olido. Un regalo de mi abuela para navidad. Lo olí y lo encontre delicioso, extravagante y algo exótico. Me lo puse. Ordené mi pieza, ya que la tenía hecha un desastre. Ordené todo, mi ropa, mi cama mi escritorio y abrí las cortinas.

Prendí mi notebook y me conecté a messenger, era temprano, y era sábado, asique no había casi nadie conectado, por lo menos nadie interesante. Lo cerré y revisé mi email.
Tenía 3 email. Uno de ellos era de mi mejor amiga de Santiago, Isabel. Decía:

Hola amiga!! no sabes cuanto te extraño, en realidad todos te extrañamos mucho, tienes que volver :(. Nosotros empezamos clases la próxima semana!! que fastidio.. ya se van a acabar las vacaciones.. un abrazo muy grande, jamás te olvidaremos. Te quiero.. Isa

Me dio muchísima pena, pero no podía hacer nada. Yo también la extrañaba mucho. Y la verdad, esque no estaba interesada en que se acabaran o no las vacaciones, porque sin ella, no eran divertidas. No quise responderle ahora porque si no, de seguro me pongo a llorar a mares. Revisé el otro email. Era de uno de mis amigos del colegio, Gaspar, estaba un curso más arriba que el mio, y además era mi vecino en mi antigua casa. Decía:

Hola Hola! como va la nueva vida? espero que muy bien.. te extraño Sam, ya no me rio tanto como antes, me haces falta. Oye, para tu cumpleaños no voy a estar conectado con la civilización jaja, asique te voy a dejar mis felicitaciones adelantadas, feliz cumpleaños!! que sean unos felices 16 y que vengan muchos más, lamento no estar ahí para abrazarte. Te quiero. Adios! Gaspi.

Mi cumpleaños. Que dilema. No me acordaba en lo absoluto. Dentro de 1 semana y media más iva a tener 16 añotes. Que pena, porque con Gaspi siempre saliamos con más amigos a celebrar los cumpleñoas, y en mis cumpleñaos, valla que me lo pasaba de lujo, y como no, con un amigo como él, y una amiga como Isa. Tampoco quise responderle, por la misma razón de antes.
El otro email era publicidad. Apagué el notebook y me estiré en mi cama. No sabía que hacer, estaba aburrida, con calor, y además era sabado. ¿Que se hace un sabado, sin amigos, en una ciudad desconocida? además estaba peleada con mi madre, asique ni pensar de paseos.

Finalmente, me decidi a dar una vuelta, llevaría mi celular por si esque me perdía y algo de dinero, por si las moscas. Agarre mi celular, un poco de dinero, un poleron si esque hacía frio (lo dudaba mucho, pero nunca se sabe) y los meti en mi bolso. Salí al cuarto de estar, donde estaban Cris y mi mamá viendo una película de Angelina Jolie. Le dije a mi mamá:

- Voy a salir.

- ¿Con quien si se puede saber? -dijo bromeando.

- Mamá, sabes que deje a todos mis amigos en Santiago, y aca no conosco a nadie más que a ustedes 2 y a mi prima Rocío.

- Esta bien, esta bien. Lo siento. ¿Pero no te vallas a perder ah? ¿Llevas tu celular?

- Claro que si. Adios Cris, adios mamá.

- Cuidate -dijeron los dos al mismo tiempo.

Salí y me aventuré a la desconocida ciudad, con muchísimo calor, y bastante aburrida. Camine por largo rato, y llegué a una plaza, no había casi nadie en ella. Estaba exausta, asique compré en una máquina de refrescos un jugo y me senté a tomarlo. Estaba todo tranquilo, y pensaba en como sería este año, cuando una brisa de aire alborotó mi largo cabello, e hiso que cerrara los ojos, y percibiera un olor. Era delicioso. Tan solo eso, ni siquiera hay palabras para describirlo. Era definitivamente, un deleite. Sentí, que de donde fuese que provenia ese olor, nunca lo olvidaría. Me voltee y me dí cuenta de que venía de un chico. No lo podía creer. No podía dejar de mirarlo. El miraba por detrás de mi, como buscándo a alguien, de repente murmuró algo, como hablando consigo mismo. Se acercó a mi, y yo, me puse más tonta que nunca, y se me aceleró el corazón a un ritmo nunca antes alcanzado. Y me hablo:

- Hola guapa, ¿esta ocupada la otra parte del banco? -me sonrió, con una sonrisa torcida, me derreti casi literalmente, que chico más guapo, nunca entendería como esque alguien puede ser tan perfecto.

- Eee.. esto.. hola, yo.. no, no, sientate si quieres, si, sientate.

Se rió, un nuevo record alcanzó mi corazón. No lo podía creer, que risa más hermosa.

- Hey, eres bastante despistada tu, ¿A que si?

- ¿Yo? ¿Porqué? -dije con un tono entre inocensia y enojo, no lo entendia, pero también estaba avergonsada, valla calificación, ¿esa era la impresión que causaba?

- Claro que si, ya llevas medio jugo derramado encima de tus pantalones blancos, jajaja.

- ¿¡QUÉ!? -miré horrorisada mis pantalones, pero era mentira, mi jugo la había dejado a un lado cuando esa brisa me alborotó el cabello, para arreglarmelo necesitaba las dos manos.

- Jajaja esa es típica, ¿Como es que has caido?

- Pues no lo sé, parece que de verdad soy despistada. -dije sumamente sonrojada y avergonsada.


- ¿Esperas a alguien? -dijo con una cara muy dulce, un nuevo color nunca antes alcanzado por mis mejillas, me tomó desprevenida.

- Eeem.. esto, no, soy nueva, llegue hace dos días acá, esto.. ¿y tu?

- Yo si.. estaba esperando a unos amigos, a propósito, soy Fabián.

- Yo soy Samantha.

- Qué bien hueles.. me a encantado tu olor.-Cuando dijo esto, no le dije nada, y me volvi a sonrojar.. al ver que yo no respondia, dijo medio riendose:

- ¿Y cómo es eso de que eres nueva? ¿de dónde vienes?

- So so soy de Santiago.. me mude porque el nuevo esposo de de mi madre vive a aquí.-dije tartamudeando, parecía una tonta.

- Baaj, que pena. Me pasó algo parecido. Pero, ¿para qué hablar de esas cosas? -dijo con una amplia sonrisa.

- Si, para que hablar de esas cos..-

- ¡Hey Fabián, deja a las chicas tranquilas, aunque sea por un día! jaja, vamos, Fano y Teba nos están esperando en el Mc Donals. -me interrumpio un chico, muy guapo también, pero creo que nadie pueda superar a Fabián.. que hermoso nombre.. pareciera que ese chico era un amigo de él. Y tenia prisa.

- ¡Ya voy, deja despedirme! -dijo dirijiendose al chico que habia aparecido recién- Él es un amigo, se llama Camilo, no le creas con eso de las chicas, tan solo le gusta molestarme. Espero volverte a ver, cuidate Sam.. adios.

- Adios.. -no me salieron más palabras, me quedé observando como los amigos se ivan caminando en dirección al Mc Donals, sonriendo y bromeando. Me había llamado Sam, tan solo los más cercanos me decían así, y me lo había dicho con cariño.. un extraño que tan solo había conocido hace unos minutos.. jamás lo olvidaría..


3 comentarios, ¡deja el tuyo!

  1. Sonja Says:

    me gusto nico!! =) me gusto como fuiste desarrollando la historia y como diste a conocer la edad de sam =)

  2. Vila96 Says:

    Bueno, haber si me explico:

    No me he leido tu blog, pero solo por ser una novela, no te preocupes que lo aré. Me da pereza tanta letra pero la primera entrada me ha gustado y pronto me pondré al dia XD

    Pasate por mi blog (también novela)
    Te sigo

  3. Anónimo Says:

    y va mejorando XD (todos los comentarios asi son mios)

Publicar un comentario

7.5.09

Capítulo 3: Una delicia de brisa ♥

Me bañé por mucho rato, quizás demaciado. Lo necesitaba. Salí y después de secar mi cuerpo y mi pelo, me puse crema en todo el cuerpo, necesitaba sentirme bien. Me depilé, me arreglé las uñas y me arreglé el cabello. Salí a mi habitación y me puse la ropa más linda que tenía, por lo menos para mi. Me puse mis pitillos blancos, una polera sin mangas, con círculos de muchos colores y unas sandalias naranjas. Me pinté un poco, y cuando me miré en el espejo, la verdad esque me veía preciosa, y eso que yo tengo tendencia a encontrarme fea. Saqué de mi armario un perfume que jamás había ocupado, ni siquiera lo había olido. Un regalo de mi abuela para navidad. Lo olí y lo encontre delicioso, extravagante y algo exótico. Me lo puse. Ordené mi pieza, ya que la tenía hecha un desastre. Ordené todo, mi ropa, mi cama mi escritorio y abrí las cortinas.

Prendí mi notebook y me conecté a messenger, era temprano, y era sábado, asique no había casi nadie conectado, por lo menos nadie interesante. Lo cerré y revisé mi email.
Tenía 3 email. Uno de ellos era de mi mejor amiga de Santiago, Isabel. Decía:

Hola amiga!! no sabes cuanto te extraño, en realidad todos te extrañamos mucho, tienes que volver :(. Nosotros empezamos clases la próxima semana!! que fastidio.. ya se van a acabar las vacaciones.. un abrazo muy grande, jamás te olvidaremos. Te quiero.. Isa

Me dio muchísima pena, pero no podía hacer nada. Yo también la extrañaba mucho. Y la verdad, esque no estaba interesada en que se acabaran o no las vacaciones, porque sin ella, no eran divertidas. No quise responderle ahora porque si no, de seguro me pongo a llorar a mares. Revisé el otro email. Era de uno de mis amigos del colegio, Gaspar, estaba un curso más arriba que el mio, y además era mi vecino en mi antigua casa. Decía:

Hola Hola! como va la nueva vida? espero que muy bien.. te extraño Sam, ya no me rio tanto como antes, me haces falta. Oye, para tu cumpleaños no voy a estar conectado con la civilización jaja, asique te voy a dejar mis felicitaciones adelantadas, feliz cumpleaños!! que sean unos felices 16 y que vengan muchos más, lamento no estar ahí para abrazarte. Te quiero. Adios! Gaspi.

Mi cumpleaños. Que dilema. No me acordaba en lo absoluto. Dentro de 1 semana y media más iva a tener 16 añotes. Que pena, porque con Gaspi siempre saliamos con más amigos a celebrar los cumpleñoas, y en mis cumpleñaos, valla que me lo pasaba de lujo, y como no, con un amigo como él, y una amiga como Isa. Tampoco quise responderle, por la misma razón de antes.
El otro email era publicidad. Apagué el notebook y me estiré en mi cama. No sabía que hacer, estaba aburrida, con calor, y además era sabado. ¿Que se hace un sabado, sin amigos, en una ciudad desconocida? además estaba peleada con mi madre, asique ni pensar de paseos.

Finalmente, me decidi a dar una vuelta, llevaría mi celular por si esque me perdía y algo de dinero, por si las moscas. Agarre mi celular, un poco de dinero, un poleron si esque hacía frio (lo dudaba mucho, pero nunca se sabe) y los meti en mi bolso. Salí al cuarto de estar, donde estaban Cris y mi mamá viendo una película de Angelina Jolie. Le dije a mi mamá:

- Voy a salir.

- ¿Con quien si se puede saber? -dijo bromeando.

- Mamá, sabes que deje a todos mis amigos en Santiago, y aca no conosco a nadie más que a ustedes 2 y a mi prima Rocío.

- Esta bien, esta bien. Lo siento. ¿Pero no te vallas a perder ah? ¿Llevas tu celular?

- Claro que si. Adios Cris, adios mamá.

- Cuidate -dijeron los dos al mismo tiempo.

Salí y me aventuré a la desconocida ciudad, con muchísimo calor, y bastante aburrida. Camine por largo rato, y llegué a una plaza, no había casi nadie en ella. Estaba exausta, asique compré en una máquina de refrescos un jugo y me senté a tomarlo. Estaba todo tranquilo, y pensaba en como sería este año, cuando una brisa de aire alborotó mi largo cabello, e hiso que cerrara los ojos, y percibiera un olor. Era delicioso. Tan solo eso, ni siquiera hay palabras para describirlo. Era definitivamente, un deleite. Sentí, que de donde fuese que provenia ese olor, nunca lo olvidaría. Me voltee y me dí cuenta de que venía de un chico. No lo podía creer. No podía dejar de mirarlo. El miraba por detrás de mi, como buscándo a alguien, de repente murmuró algo, como hablando consigo mismo. Se acercó a mi, y yo, me puse más tonta que nunca, y se me aceleró el corazón a un ritmo nunca antes alcanzado. Y me hablo:

- Hola guapa, ¿esta ocupada la otra parte del banco? -me sonrió, con una sonrisa torcida, me derreti casi literalmente, que chico más guapo, nunca entendería como esque alguien puede ser tan perfecto.

- Eee.. esto.. hola, yo.. no, no, sientate si quieres, si, sientate.

Se rió, un nuevo record alcanzó mi corazón. No lo podía creer, que risa más hermosa.

- Hey, eres bastante despistada tu, ¿A que si?

- ¿Yo? ¿Porqué? -dije con un tono entre inocensia y enojo, no lo entendia, pero también estaba avergonsada, valla calificación, ¿esa era la impresión que causaba?

- Claro que si, ya llevas medio jugo derramado encima de tus pantalones blancos, jajaja.

- ¿¡QUÉ!? -miré horrorisada mis pantalones, pero era mentira, mi jugo la había dejado a un lado cuando esa brisa me alborotó el cabello, para arreglarmelo necesitaba las dos manos.

- Jajaja esa es típica, ¿Como es que has caido?

- Pues no lo sé, parece que de verdad soy despistada. -dije sumamente sonrojada y avergonsada.


- ¿Esperas a alguien? -dijo con una cara muy dulce, un nuevo color nunca antes alcanzado por mis mejillas, me tomó desprevenida.

- Eeem.. esto, no, soy nueva, llegue hace dos días acá, esto.. ¿y tu?

- Yo si.. estaba esperando a unos amigos, a propósito, soy Fabián.

- Yo soy Samantha.

- Qué bien hueles.. me a encantado tu olor.-Cuando dijo esto, no le dije nada, y me volvi a sonrojar.. al ver que yo no respondia, dijo medio riendose:

- ¿Y cómo es eso de que eres nueva? ¿de dónde vienes?

- So so soy de Santiago.. me mude porque el nuevo esposo de de mi madre vive a aquí.-dije tartamudeando, parecía una tonta.

- Baaj, que pena. Me pasó algo parecido. Pero, ¿para qué hablar de esas cosas? -dijo con una amplia sonrisa.

- Si, para que hablar de esas cos..-

- ¡Hey Fabián, deja a las chicas tranquilas, aunque sea por un día! jaja, vamos, Fano y Teba nos están esperando en el Mc Donals. -me interrumpio un chico, muy guapo también, pero creo que nadie pueda superar a Fabián.. que hermoso nombre.. pareciera que ese chico era un amigo de él. Y tenia prisa.

- ¡Ya voy, deja despedirme! -dijo dirijiendose al chico que habia aparecido recién- Él es un amigo, se llama Camilo, no le creas con eso de las chicas, tan solo le gusta molestarme. Espero volverte a ver, cuidate Sam.. adios.

- Adios.. -no me salieron más palabras, me quedé observando como los amigos se ivan caminando en dirección al Mc Donals, sonriendo y bromeando. Me había llamado Sam, tan solo los más cercanos me decían así, y me lo había dicho con cariño.. un extraño que tan solo había conocido hace unos minutos.. jamás lo olvidaría..


3 comentarios:

Sonja dijo...

me gusto nico!! =) me gusto como fuiste desarrollando la historia y como diste a conocer la edad de sam =)

Vila96 dijo...

Bueno, haber si me explico:

No me he leido tu blog, pero solo por ser una novela, no te preocupes que lo aré. Me da pereza tanta letra pero la primera entrada me ha gustado y pronto me pondré al dia XD

Pasate por mi blog (también novela)
Te sigo

Anónimo dijo...

y va mejorando XD (todos los comentarios asi son mios)

Publicar un comentario